Cómo fotografiar una lluvia de estrellas

Bólido

Ahora que se acercan las Perseidas, una de las lluvias de estrellas más esperadas del año, me pareció interesante escribir sobre cómo capturar esos destellos fugaces que van a llenar el cielo nocturno y que tan interesante hacen no solo a la fotografía sino también a la astronomía.

¿Qué son los meteoros?

Son las comunmente conocidas como estrellas fugaces y la gran mayoría se originan de cometas. A medida que los cometas viajan a través del sistema solar, van dejando sus restos, llamados meteoroides. Estos objetos van desde el tamaño de un grano de arroz hasta aproximadamente un metro. Cuando los cometas se cruzan con la órbita de un planeta (en nuestro caso la Tierra), la fuerza de gravedad hace que los meteoroides se junten en “nubes” cerca de la órbita del planeta.

Cuando la Tierra pasa por alguna de estas nubes de partículas, los meteoroides literalmente caen hacia el planeta, y, debido a la fricción con la atmósfera, los gases que rodean a los meteoroides se ionizan y emiten luz. Esto se conoce como meteoro y se puede observar desde la superficie de la Tierra como una traza alargada de luz en el cielo.

Lo malo es que todo esto ocurre muy rápido, prácticamente en un abrir y cerrar de ojos. Lo bueno es que durante una lluvia de estrellas este proceso se repite muchas veces a lo largo de la noche.

Los meteoros más brillantes, también conocidos como bólidos (por ejemplo la imagen que abre este artículo), se pueden ver durante un poquito más de tiempo y brillan más que un meteoro común. Aunque no lo parezca, la gran mayoría de los meteoros se generan a partir de meteoroides del tamaño de una piedrita, pero los que generan bólidos son un poco más grandes.

Algunas lluvias de estrellas son más activas que otras. Las más activas son las Perseidas, con su pico en la noche del 13-14 de agosto del 2018, y las Gemínidas, en diciembre. Si quieren estar al tanto y no perderse ninguna, pueden encontrar un calendario de lluvias de estrellas en la página de la Organización Internacional de Meteoros.

Meteoro en Saujil

Atardecer y salida de Luna

¿Qué se necesita para capturar una lluvia de estrellas?

Fotografiar una lluvia de estrellas es bastante sencillo, pero hay un par de consideraciones básicas que deberíamos tener en cuenta, como así también hacer uso de una herramienta particular para facilitar (o automatizar más bien) la tarea.

Locación

Hay que buscar un lugar realmente oscuro desde donde hacer la observación y captura. No se pueden lograr buenos resultados desde la ciudad debido a la contaminación lumínica ya que prácticamente oculta los meteoros. Lo ideal es encontrar un lugar bien oscuro con un lindo paisaje, de manera que se pueda realizar una buena composición que acompañe a las trazas que veremos en el cielo.

Si no saben de lugares sin contaminación, una buena opción es preguntar en el grupo de Facebook de Fotografía Nocturna Argentina, o ver algún mapa de contaminación lumínica como este, que muestra qué tan contaminado están los espacios.

Equipo

Mínimo e indispensable: cámara, trípode y un gran angular. La herramienta extra a la que me refería más arriba es un intervalómetro, ya vamos a ver más adelante porqué es útil.

Una vez puesta la cámara, asegurense de el trípode quede completamente inmóvil. Cuando se elige el paisaje la idea es no volver a mover la cámara, y al tenerla fija necesitamos que no haya movimientos indeseados en el trípode durante la captura de la lluvia de estrellas.

Cualquier cámara con modos manuales debería servir, pero lo ideal es trabajar con una réflex o una sin espejo, ya que nos dan la opción de poder elegir algún objetivo con focal corta. Yo recomiendo utilizar un gran angular, pero tengan en cuenta que mientras más angular sea el objetivo, menos impacto tendrán los meteoros.

Por otro lado, el objetivo debería ser lo más luminoso posible ya que esto nos permitirá realizar obturaciones más cortas. Mientras más fotos hagamos, más posibilidades de capturar meteoros tendremos.

Meteoro en Mar Chiquita

Árboles muertos, estrellas y airglow rojo

Cómo capturar una lluvia de estrellas

Enfoque

Uno de los puntos más importantes es realizar un buen enfoque para evitar estrellas desenfocadas. Si no saben cómo hacerlo, pasen por este artículo para aprender a enfocar a infinito de noche. Una vez que se enfoca no se toca más el anillo de enfoque durante toda la captura, a menos claro que cambien de composición o de distancia focal en caso de usar un objetivo zoom. Pero como dije más arriba, la idea es mantenerla en la misma posición durante toda la noche (ya explicaré porqué).

Configuración de la cámara

Como siempre en la fotografía nocturna, deberían disparar en modo manual, ya que la cámara en medio de la oscuridad va a hacer una mala lectura de la luz, por lo tanto de nada nos sirven los automatismos. Otra configuración imprescindible es usar formato raw para poder reducir el ruido después en post producción. La apertura debería ser la mayor que permita el objetivo, un ISO entre 1600 y 3200, y el tiempo de obturación acorde a la cantidad o falta de contaminación lumínica que haya en la zona. Para las Perseidas, al no haber luz de Luna, 25 a 30 segundos son buenos valores.

Desactiven la reducción de ruido para largas exposiciones ya que eso genera una pérdida de tiempo importante entre cada foto y eso podría hacernos perder un meteoro.

No se olviden del intervalómetro que mencioné arriba. En lugar de estar apretando el disparador de la cámara toda la noche, usen un intervalómetro, hagan un time-lapse y olvidense de estar pegados a la cámara. Aprovechen ese tiempo y ponganse a tomar unos buenos mates y observar las estrellas fugaces.

Composición

¿Por qué vengo diciendo que deberíamos dejar la cámara quieta y no moverla? Porque de esa manera podemos capturar una misma composición con muchos meteoros y luego combinarlos en post producción. Además, de esta manera nos aseguramos de capturar más estrellas fugaces en lugar de perder tiempo moviendo la cámara de aquí para allá.

Entonces, ¿a dónde encuadro? Básicamente hacia cualquier lado. Los meteoros pueden ingresar a la Tierra desde cualquier lugar en el cielo, aunque existe un punto en particular desde el cual da la sensación que todos aparecen. Ese punto es el radiante.

El radiante es la zona ubicada en la constelación que da nombre a la lluvia de estrellas. Por ejemplo, el radiante de las Perseidas está ubicado en la constelación Perseo. Si no saben cómo ubicar constelaciones, prueben el programa Stellarium o la aplicación SkySafari para el teléfono.

No se olviden de componer con algo más que el cielo, la foto resultará más interesante con algo en el primer plano, por ejemplo un árbol, un charco de agua o algunas piedras.

Meteoro en Las Grutas

Salida de la luna en un campo de piedra volcánica

¿Cuál es el mejor momento para realizar la captura?

Si bien conocemos las fechas en las que las lluvias tienen su pico, la realidad es que nadie sabe a ciencia cierta cuál es la mejor hora durante esa fecha, así que no hay mejor o peor momento para empezar a fotografiar.

De todos modos, realizar la captura al momento en que aparece el radiante en el cielo es una buena idea. Pero tengan en cuenta que mientras más cerca este el meteoro del radiante, más corto será. Si quieren capturar estrellas fugaces largas, prueben girar 180° azimut contrarios al radiante.

Esto es más o menos como salir a pescar, hay que probar hasta enganchar alguno. Por eso decía que es importante el uso del intervalómetro, para automatizar un proceso que se podría convertir en algo sumamente aburrido cuando en realidad no lo es.

Otras consideraciones

Es posible que ahora que hace frío, sumado a que van a estar disparando durante mucho tiempo seguido, se les presente un problema: el objetivo empañado. Vayan preparados para ese posible problema y ahorrense dolores de cabeza. Pasen por este artículo para aprender a combatir la condensación y asegurense de volverse a su casa con fotos nítidas.