Una carrera contra el Sol

Al ser mi último día en Tinogasta, decidí aprovecharlo al máximo y en lugar de irme a dormir después de una larga jornada de producir time-lapses nocturnos, me fui camino a Fiambalá a fotografiar el amanecer antes de volver a Córdoba.

¡Que la Luna no te detenga!

Cuando vi que el calendario lunar marcaba alrededor de 70% de luz de Luna no estaba seguro de salir a hacer fotografía nocturna, pero teniendo en cuenta que al día siguiente me iba de Tinogasta, decidí salir a probar suerte igual, los paisajes del valle siempre ofrecen algo con lo que se puede trabajar.

Un atardecer bien tinogasteño

Mi búsqueda fotográfica siempre suele ser por la noche, pero en este caso vi que el clima nocturno no iba a acompañar, pero sí sería bueno durante el atardecer, así que salimos en búsqueda de cielos coloridos en la zona de Anillaco.