Planificación de un time-lapse de un eclipse total de luna

Planificación de un time-lapse de un eclipse total de luna

Ahora que terminó uno de los eventos astronómicos más importantes del año (al menos en Sudamérica), pensé en escribir un poco sobre mi experiencia con el eclipse total de Luna, sobre cómo planifiqué e investigué durante un buen tiempo para poder hacer time-lapses del evento en su totalidad.

Para mí esta iba a ser la segunda vez que fotografiaba un eclipse de Luna, pero con la diferencia de que en la primera simplemente hice fotos (desde una terraza en el centro de Córdoba). Para esta segunda vez quería hacer algo distinto, sobre todo porque las fotos de la primera experiencia salieron mal por un problema con el objetivo que había alquilado. Así que me preparé con tiempo, investigué y planifiqué durante al menos un mes antes de la fecha del eclipse.

Tenía una idea básica, fotográficamente hablando, de lo que iba a suceder durante el evento: la luminosidad iba a cambiar un montón. Eso lo sabía por mi experiencia anterior al haber fotografiado el eclipse con un teleobjetivo. Pero ahora yo quería hacer un time-lapse, por lo que empecé a investigar un poco más para estar bien preparado, esta vez para fotografiarlo con un gran angular.

Primer problema: el movimiento de la Luna

Me encontré con el problema de la Luna y su movimiento a lo largo del cielo (bueno, en realidad somos nosotros los que nos movemos, pero se entiende a qué me refiero). El eclipse lunar empezaría a 75.2° de azimut, 11.76° de elevación y terminaría en 354.5° de azimut, 51.18° de elevación; es decir que básicamente la Luna se movería un montón.

¿Por qué el movimiento de la Luna era un problema? Porque incluso a 14mm con una full frame la Luna se saldría del encuadre. Mi primera idea para solucionar esto fue conseguir otro ultra gran angular, un 8-15 o un 11-24, pero acá en Córdoba nadie tenía esos objetivos y alquilar en Buenos Aires, de conseguirlos, me iba a salir una fortuna. La siguiente idea fue mover la cámara, que de hecho lo pensé de entrada pero así también lo descarté, porque mi cabezal para hacer paneos no tiene un sistema para corregir el movimiento de rotación de la Tierra, entonces supuse que iba a ser una muy mala opción. Pero después de pensarlo seriamente e investigar un poco más me di cuenta que era la mejor y única opción que tenía para poder capturar el eclipse.

Empecé por averiguar si la Luna a 51.18° de elevación entraba en el encuadre, salí con la cámara de noche a la hora que la Luna iba a estar a esa altura y saqué un par de fotos, siempre dejando lugar para el crop de 16:9 que iban a tener después. Por suerte me di con que el encuadre me alcanzaba, así que pude seguir con la próxima etapa de mi investigación.

Si bien hice esas pruebas con las fotos, yo como buen obsesivo que soy me puse también a buscar alguna herramienta para poder ver el encuadre durante todo el eclipse, no sólo en el momento donde la Luna estaría más alta. Durante esa búsqueda llegué al plugin Oculars para Stellarium, que fueron las dos herramientas que usé para hacer toda la planificación y que después me di cuenta servirían más de lo que pensaba.

Oculars es un plugin que no funciona muy bien, pero por suerte pude dar con la configuración correcta y pude ver cómo sería el eclipse de principio a fin con mi encuadre, como se puede ver en estas imágenes:

Nótese que arriba a la derecha dice Canon 450D, que es la cámara que trae cargada por defecto el plugin, y por alguna razón es ese el tamaño del sensor correcto para una full frame, de ahí viene esto de que el plugin no funcionaba de manera correcta (el sensor de una 450D es más chico que el de una cámara full frame, por lo tanto el campo de visión es menor).

Como podrán imaginar, el recuadro rojo es el encuadre que tenía disponible. En este caso planifiqué para disparar con una 6D y un 14mm.

Segundo problema: el movimiento de la cámara

El próximo paso era determinar cómo iba a hacer con el movimiento de la cámara. Anteriormente mencioné que mi cabezal no corrige el movimiento de rotación la Tierra, por lo que tuve que ingeniarmelas para solucionar esa cuestión. Para eso hice lo siguiente: teniendo en cuenta que mi cabezal permite ingresar dos puntos, uno de inicio y uno de fin para el time-lapse, aproveché eso para configurarlo de manera tal que empezara justo al comienzo del eclipse y terminara justo al final, es decir que tendría un time-lapse con un movimiento total de 5hs10m.

Si bien la lógica me decía que debía empezar y terminar una hora antes y después del eclipse para tener mayor cantidad de material para el time-lapse, investigando encontré que en las fases penumbrales la cantidad de luz que emite la Luna es muchísima, así que decidí simplemente hacer el time-lapse a partir de los horarios de dichas fases.

Para determinar cuál sería mi punto de inicio y final usé Stellarium. En las imágenes que puse arriba, se puede ver que en la primera, la Luna se encuentra a aproximadamente 70° azimut y el centro de mi encuadre a 50°. Teniendo estos dos datos como referencia, abrí la aplicación de la brújula en mi teléfono, apunté a 50° azimut y lo puse encima de la zapata del flash de la cámara, luego moví la cámara apuntando hacia la misma dirección. Es decir que traté de buscar que el centro de mi sensor apuntara a 50° azimut. Usando la misma técnica programé el punto final del movimiento a 0° azimut.

Machete eclipse

Este era mi machete, que llevé conmigo para no pasar por alto ningún detalle.

Tercer problema: el cambio de luminosidad

Mencioné más arriba que iba a tener un cambio de luminosidad, esto se debe a que la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna (de ahí el eclipse), entonces al tener menor cantidad de luz de Luna (por la sombra de la Tierra) yo sabía que la exposición iba a caer un montón de pasos, de 4 a 5 aproximadamente. Para solucionar esto se me ocurrió primero usar un aparato que se llama Little Bramper (que salió a la venta allá por el 2010), que es básicamente un intervalómetro que permite usar tiempos muy precisos en modo bulbo. Yo sabía que esto podría llegar a tener un problema, y es que al variar la velocidad de obturación durante el time-lapse, podría encontrarme con que el video final cambiaría de velocidad durante la reproducción. Por esa razón decidí no usarlo, era un evento de una única vez en años y no quería dejar nada al azar. No sabía realmente si el tiempo del video iba a variar, así que decidí encarar la situación de otra manera.

Yo ya había usado anteriormente en varios time-lapses el método holy grail, que consiste en variar parámetros de la cámara en modo manual y luego corregir los saltos en post producción. Entonces pensé que tal vez podía usarlo acá también, al fin y al cabo la situación era la misma: iba a tener un cambio de luminosidad, por lo que necesitaba variar la exposición de la cámara. Simplemente configuré la cámara para la exposición deseada en el primer frame y luego a medida que transcurrió el eclipse y la luz fue cayendo, yo fui cambiando el ISO para mantener las fotos bien expuestas.

LRTimelapse preview

En esta imagen se puede ver el cambio de exposición a lo largo de todo el eclipse en la línea azul.

La locación

Ahora que tenía toda la cuestión técnica definida solo me faltaba buscar un lugar donde fotografiar el eclipse. Si bien vivo en Córdoba, conozco bastante poco ya que acá no tengo vehículo para salir a fotografiar, pero por suerte he salido un par de veces. De esas veces que salí una de ellas fue a las salinas que limitan casi con Catamarca, en San José de las Salinas. Me puse a ver fotos de mi salida a ese lugar y me di cuenta que tanto el noroeste como el suroeste, que eran los lugares hacia donde tendría apuntando las cámaras, no tenían prácticamente contaminación lumínica. Por otro lado, teniendo en cuenta que mi encuadre estaba muy limitado debido al campo de visión del 14mm, terminé decidiendo que las salinas serían el mejor lugar para hacer un time-lapse del evento.

Los resultados

Y ahora sí, después de tantas explicaciones acá está el time-lapse que me llevó sólo de disparo unas 5hs. A eso habría que sumarle las 5hs de viaje de ida y vuelta, las horas de planificación y pruebas y el tiempo de configuración de la cámara/cabezal. Es decir, un montón de tiempo para una toma de sólo 25 segundos de duración. Hay quienes deben pensar que estoy loco :P

Eclipse lunar total

Hablando con un colega fotógrafo (el gran Colin Legg, al que le hice algunas consultas durante mi investigación), me dio la grandísima idea de, al estar limitado con el encuadre, probar directamente no tener en la composición a la Luna. Fue una gran sugerencia que me hizo acordar a una toma de Samsara (2011), donde hay un time-lapse de Delicate Arch en el que fueron contra toda lógica, y en lugar de fotografiar lo obvio, el arco, apuntaron la cámara hacia el otro lado y fotografiaron la sombra que genera el arco. Colin tenía razón, y por eso le hice caso, apunté mi segunda cámara hacia el suroeste, por donde estaría bajando la Vía Láctea al momento en que la Luna se eclipsaría, y obtuve este segundo time-lapse:

Vía Láctea durante eclipse