24 años inadvertido: muestra fotográfica en Tinogasta

Ayer jueves tuve el honor de participar en la Fiesta de la Cultura que viene organizando Allpa-Súmaj hace un par de años. En esta oportunidad, la edición XIV inauguró con mi muestra fotográfica y con Raúl Cervantes, que le puso letra y música a los escritos de Ramón Sierralta, a quien le hicieron un homenaje con su obra póstuma. Y también estuvo presente Antonio Díaz, hablando de la tendencia literaria prehispánica del departamento. Fue un muy lindo momento del que me gustaría contarles un poco.

La muestra, con fotos de sólo el departamento de Tinogasta, abrió con una conversación con Juana Acosta (una de las organizadoras del evento) y Chicho Carrizo (el maestro de ceremonia). Me pareció súper interesante el abordaje que hicieron, porque no fue simplemente una inauguración de una muestra fotográfica, sino más bien una apertura con una charla donde pude contar de dónde venía y qué intentaba mostrar y transmitir con mis fotos. Vi que hubo gente grabando (además del noticiero), así que si consigo algo de eso voy a actualizar este post con esos videos.

Juana es poeta y decidió escribirme unas palabras que leyó antes de nuestra conversación junto a Chicho, y que honestamente me dejaron mudo, no sabía qué responderle. Y sigo así, sin saber muy bien qué decir al respecto, así que no puedo más que darle las gracias a ella e invitarlos a que las lean:

El hombre camina los senderos del Arte a veces con osadía, otros con urgencia. Quizas porque el talento comienza a buscar sus ventanas por donde asomarse y exige ser atendido cualquiera sea la causa que lo movilice. Lo cierto que aquel hombre que es privilegiado con la caricia del Arte, no tiene de pronto, nada más frente a sí que un horizonte que es un interrogante, un misterio a descifrar.

 

Todo aquello que en un comienzo era nebulosa, deseos, imaginación, garabatos de una idea, espacios detenidos por la mirada que se sabe incompleta, van de a poco adquiriendo forma aunque aún se sienta que los sentidos no proveen lo que el alma ya percibe como carencia, espacio, vacío de un “algo” que esta más allá de lo hasta entonces conocido. Es como si palpitara en la espera de que allí aparezca lo que el Artista intuye pero no logra todavía atrapar acabadamente como propio y certero.

 

LEANDRO PÉREZ, es el Artista que hoy, “Allpa-Súmaj: Tinogasta” (Tierra-Linda) en su Fiesta de la Cultura 2018, ha logrado asegurar su presencia y disfrutar de su talento ¿Por qué? Porque seguramente su Obra Fotográfica transitará difundida por otros espacios, (Internet, redes sociales, etc.). Pero no todos los tinogasteños tienen acceso a esos ámbitos de difusión de información.

 

Por eso “Allpa-Súmaj” habiendo conocido del talento de este joven Artista: LEANDRO PEREZ, consideró oportuno ofrecer sus espacios culturales, concretos en su valer, para que mediante esta sencilla Jornada de trabajo vocacional Cultural se conozca y se disfrute de la belleza de esta Obra Fotográfica de un joven talentoso que pudo apresar un pedacito de la realidad en un instante único y eterno como es la FOTOGRAFÍA.

 

¡BIENVENIDO! Señor Artista: LEANDRO PÉREZ. ¡Gracias! por estar en Tinogasta.

Este es su espacio. Seguramente estará Ud. acostumbrado a otros mas amplios y con más brillo pero este tiene significado de una tierra que alguna vez lo cobijó y le dio cimientos para empezar a armar sus sueños y toda magia que hace la Cuna cuando alimenta y cuida el don y el talento que se lleva en la sangre y que sólo espera el tiempo y oportunidad propicia para estallar a la vida como las flores al rocio de la primavera.

 

¡BIENVENIDO! ¡GRACIAS!

 

Lic. JUANA AGUEDA ACOSTA

“24 años inadvertido”

Viví en Tinogasta aproximadamente unos 17 años hasta que me fui a estudiar a Catamarca. Estuve ahí dos años y luego me fui a vivir a Córdoba. Durante el tiempo que viví ahí conocí la fotografía gracias a mi gran amigo Karim Ayame. Y recién en el 2010 fui por primera vez al Paso de San Francisco junto a unos amigos. Fue un viaje que realicé gracias a la fotografía, de ninguna otra manera hubiese ido. Y fue ahí que empecé a conocer lo que era salir a explorar paisajes naturales, nunca antes se me había dado por salir a vivir la naturaleza como lo hago hoy en día.

Cuando lo pienso demasiado me da un poco de bronca, porque siento que fueron años desperdiciados en cierto sentido, años de no haber aprovechado todo lo que Tinogasta tiene para ofrecer. En un radio de ~230KM tenemos dunas, montañas, ríos, espacios verdes y húmedos, árboles secos y muertos, volcanes en lugares casi imposibles de medir, puna, lagunas, termas… en fin, infinidad de cosas interesantes.

Pasaron 24 años hasta que por fin decidí conocer mi propio lugar, algo que sucedió gracias a la fotografía, gracias a Karim. 24 años durante los cuales no viví la naturaleza, no exploré, ni conocí. 24 años en los que todos esos espacios estuvieron ahí esperando y yo no reparé en ellos. 24 años que viví inadvertido de esos lugares.